Patriarca sirio: A pesar de todas las dificultades, ha sido “un tiempo de gran gracia”

El patriarca Youssef Absi, de la Iglesia católica melquita, agradece a ACN el apoyo que ha brindado a los cristianos en el Líbano y Siria, pero dice que no habrá estabilidad en Oriente Medio sin justicia para Palestina.

Visita de Su Beatitud Youssef Absi (Patriarca griego melquita de Antioquía) a la sede de AIN Internacional en Königstein.Philipp Ozores (Secretario General de AIN Internacional) (tercero por la izquierda), Su Beatitud Youssef Absi (en el centro), Regina Lynch (Presidenta Ejecutiva de AIN Internacional) (tercera por la derecha), Marco Mencaglia (primero por la derecha).
Visita de Su Beatitud Youssef Absi (Patriarca griego melquita de Antioquía) a la sede de AIN Internacional en Königstein. Philipp Ozores (Secretario General de AIN Internacional) (tercero por la izquierda), Su Beatitud Youssef Absi (en el centro), Regina Lynch (Presidenta Ejecutiva de AIN Internacional) (tercera por la derecha), Marco Mencaglia (primero por la derecha).

Los cristianos en el Medio Oriente continúan abandonando sus lugares de origen, a pesar de todo el aliento que sus Iglesias les dan para permanecer, dice el jefe de la Iglesia católica melquita, el patriarca Youssef Absi.

El patriarca ha estado a cargo de la Iglesia católica melquita durante seis años, un período difícil, con la guerra civil en Siria, la pandemia y una terrible situación financiera tanto en Siria como en el Líbano. “Todo esto ha llevado a un lento progreso en el trabajo. Nos impidió ir más rápido para realizar nuestros proyectos”, dice. Sin embargo, lo describe como un “tiempo de gran gracia”.

Con la mayoría de sus fieles viviendo en Siria y el Líbano, el patriarca melquita dice que es cada vez más difícil dar esperanza a los cristianos, especialmente a los jóvenes. “Siempre ha habido oleadas de emigración, pero las razones cambian. Hoy en día es sobre todo por razones económicas, sociales o políticas”, dijo a Aid to the Church in Need (ACN), durante una visita a la sede internacional de la organización benéfica, en Koenigstein, Alemania.

“Muchos de ellos están desesperados, ya no tienen confianza en su país. Por eso se van. Hicimos mucho, especialmente al principio, para mantenerlos en el país, pero la situación no ha mejorado. No hay luz al final del túnel, no hay solución a corto plazo. Es por eso que ya no podemos convencerlos de que se queden”.

La situación en Siria podría mejorarse si Occidente levantara las sanciones que, según él, es lo que más pesa sobre la población civil. “Creo que nuestros aliados pueden ejercer presión de una manera u otra sobre sus gobiernos, a veces incluso sobre los líderes religiosos, para ayudar en esta dirección o para garantizar que se levanten las sanciones”, dijo, haciéndose eco del llamamiento hecho recientemente por otros líderes de Oriente Medio.

El conflicto israelo-palestino: la raíz de todos los conflictos

Otro paso decisivo sería que la comunidad internacional encontrara finalmente una solución para el conflicto israelo-palestino. “La causa palestina es la causa principal. Esto está muy claro para nosotros aquí. Sin una solución para la situación palestina, no hay solución para el Oriente Medio. Eso significa dar a los palestinos su independencia. En este momento vemos que algunos gobiernos árabes están empezando a normalizar sus relaciones con Israel, pero esto no va a ayudar porque sigue habiendo una gran enemistad entre la gente”, concluyó el patriarca Absi.

Como cada año, miles de cristianos -tanto locales como extranjeros- participaron en la procesión del Domingo de Ramos. Debido a la violencia y a la situación política, la policía israelí dijo a AIN que sólo participó la mitad que el año pasado. La procesión estuvo encabezada por el Patriarca de Ltin, Fouad Twal, con obispos y su clero. La procesión comenzó en Betfagé, en el Monte de los Olivos, y terminó en la iglesia de Santa Ana, en la Ciudad Vieja de Jerusalén.
Como cada año, miles de cristianos -tanto locales como extranjeros- participaron en la procesión del Domingo de Ramos. Debido a la violencia y a la situación política, la policía israelí dijo a AIN que sólo participó la mitad que el año pasado. La procesión estuvo encabezada por el Patriarca de Ltin, Fouad Twal, con obispos y su clero. La procesión comenzó en Betfagé, en el Monte de los Olivos, y terminó en la iglesia de Santa Ana, en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

A pesar de todas las dificultades, el esfuerzo debe continuar, agregó el patriarca, ya que “la perspectiva de un Medio Oriente sin cristianos es impensable”. El patriarca Youssef Absi ofreció el ejemplo del Líbano, el país de la región con la mayor proporción de cristianos, que Juan Pablo II describió como una misión en sí misma. “El Líbano es muy importante, no sólo para Oriente Medio, sino para todo el mundo, porque la convivencia entre musulmanes y cristianos es un ejemplo para todo el mundo”.

“Ahora, en Occidente, hay muchos musulmanes, y en algunos lugares ya se dan retos, por lo que la misión del Líbano es manifestar cómo musulmanes y cristianos pueden vivir juntos. La presencia de cristianos en Oriente Medio no debería ser un problema. Es normal que existan Iglesias allí y deben permanecer allí”, dijo el patriarca Youssef Absi.

La creación de una zona cristiana

Cuando la persecución de los cristianos en el Medio Oriente alcanzó su punto máximo en 2013, con el surgimiento del grupo terrorista Estado Islámico, se levantaron voces que pedían crear una zona segura cristiana, ya sea un país o una región autónoma ubicada, por ejemplo, en la llanura de Nínive, en Irak.

La mayoría de los líderes religiosos cristianos, sin embargo, se han opuesto a esta idea, y el patriarca Youssef Absi no es una excepción. “Sería un suicidio, no una solución”, dijo.

El seminarista Mario Freiha rezando
El seminarista Mario Freiha rezando

Para bien o para mal, agregó, los cristianos y los musulmanes tienen una historia de convivencia, pero forjar un área exclusivamente cristiana enojaría a otros ciudadanos del país. “Tienes el derecho a vivir en un país grande, ¿por qué nos convendría vivir en un país pequeño rodeado de personas que se han convertido en tus enemigos?”

Gratitud por la asistencia de ACN

La situación en Siria y el Líbano puede ser desesperada, según el líder de la Iglesia melquita, pero sería mucho peor sin la ayuda proporcionada por ACN.

“Hemos notado que ACN ha duplicado, y a veces triplicado, su ayuda durante los últimos diez años. Los resultados son claramente visibles, y les agradecemos desde el fondo de nuestros corazones, podemos ver que realmente quieren estar presentes en Siria y el Líbano, de una manera especial”.

“No es solo ayuda financiera o económica, es el espíritu con el que trabajan, la generosidad, el amor, la sonrisa. Damos gracias a Dios por habernos enviado hermanos y hermanas de tal calibre, que son cristianos comprometidos”, concluyó el patriarca.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

‘Vehículos para Dios’: ese era el lema de la campaña de recaudación de fondos lanzada hace tres cuartos de siglo,...
Entre enero y finales de diciembre de 2023, la diócesis católica de Makurdi de la región nigeriana del Cinturón Medio...
ACN se une a la petición del Papa para instar a la liberación inmediata y sin condiciones de las religiosas...